Nuez pecana

Nueces pecanas para recuperar la rutina después de las navidades

Es verdad, un año más, te has pasado. De hecho, nos hemos pasado. Todos hemos comido de más, aperitivado de más, brindado de más. Pero, sabes qué, a veces es bueno dejarse ir un poquito (un poquito sólo, ¡eh?), si es por una buena causa, véase, familia, amigos y reencuentros varios. Ahora toca volver al camino marcado, a la rutina, a la sensatez y la vida sana.

Puedes empezar por comer nueces pecanas, sí, sí.

Las nueces pecanas tienen muchos beneficios nutricionales como, por ejemplo, prevenir el estreñimiento, mejorar la capacidad cerebral o disminuir las molestias de la regla. ¿Quieres más? Pues también las recomiendan para prevenir las enfermedades como hipertensión, los problemas circulatorios o la trombosis, gracias a su contenido en omega 9.

Es verdad que no se parecen en casi nada, al menos por fuera, a la nuez normal, porque tienen la piel lisita y son alargadas, pero sí que tienen también, igual que las comunes, muchísimos antioxidantes y ácidos grasos saludables.

Que sepas que si te comes un puñado de unas 5-7 nueces, estarás consumiendo casi el 50% del valor de tiamina que necesitas al día. ¿Que qué es la tiamina? Pues la vitamina que ayuda a las célilas a convertir los hidratos de carbono en energía y a estimiluar la función cardíaca, muscular y nerviosa. Además un más de 40% de la fibra que deberías consumir al día y el 20% de las proteínas.

Las nueces pecanas son también ricas en vitamina E (la que previene las enfermedades coronarias del corazón y que también ayuda a la protección neurológica y celular del organismo) y muuuuchos minerales (cobre, magnesio, hierro, calcio, fósforo, manganeso, zinc…). Pues eso, que todos a comer nueces pecanas (o cualquier otro fruto seco, claro, que todos tienen cosas buenas para tu body).

PRODUCTOS DESTACADOS
Menú